04 abril, 2015

Niños en Semana Santa

A veces vemos como normales cosas que pasan a nuestro alrededor y que son francamente como para echarse a temblar. Me refiero concretamente a lo que tiene que ver con los niños y su uso. Sí, digo bien, uso. Nos satisface, no sé por qué, ver a los niños en situaciones que rozan lo grotesco y que, so no supone un riesgo cierto para su desarrollo futuro, cerca andará. Uno puede ver aquí, chiquillos en los toros, o blandiendo una escopeta de caza, o crías de tres o cuatro años de edad vestidas de mantilla, o renacuajos con el capirote en procesiones...


Estoy seguro de no equivocarme si tacho de ridícula la imagen de estas pequeñas con su mantilla y sus medias oscuras, igual que ridícula es su pretendida devoción por una virgen u otra, sencillamente porque son tan solo niñas. Pero es que, además, sus padres no contemplan su propia irresponsabilidad al someter a las creencias propias a personas sin formar que no tienen juicio suficiente para saber qué hacen ahí. Ellas solo saben que van disfrazadas de chicas mayores, y haciendo cosas de mujeres. Seguro que se lo pasan bien. Sin embargo nadie sabe lo que procesan sus cabecitas.

Las niñas de manolas y los niños de nazarenos caminan detrás de imágenes atroces que casi siempre reflejan sufrimiento, muerte, tortura, traición o tristeza infinita. Ellos detrás de su capirote, con su túnica y sus sandalias o zapatos impecables, ellas con semblante serio detrás de cualquier virgen. Pero qué pasa por sus cabezas. No hablo de adolescentes que ya tienen cierto sentido, hablo de niños, niños de muy corta edad. ¿De verdad alguien es capaz de afirmar que se lo pasan bien detrás de un paso donde un hombre es azotado o tiene manos y pies clavados a un par de maderos? ¿De verdad hay alguien que tenga la desfachatez de realcionar esto con la devoción religiosa? ¿De verdad estos pequeños con sus crucecitas al hombro son una imagen que refleja fervor?

Con todos los respetos a quienes sienten la Semana Santa, sea por plasticidad o por religiosidad, me da igual, en este asunto de la participación de los niños, tengo la impresión de que al personal se le ha ido la olla seriamente.

Nota adicional (7/04/2015):

Las imágenes que aparecen en esta entrada fueron escogidas entre las miles que pueden encontrarse en Internet solo como ejemplo de lo que el autor estima inadecuado: la presencia de niños tan pequeños en las procesiones. No obstante se ha procedido a difuminar los rostros, ante la incomodidad de un lector en un comentario anónimo.




4 comentarios:

Anónimo dijo...

😂😂😂😂😂 simplemente genial

Xeres dijo...

Creo que tienes toda la razón y también pienso que en algunas cosas como estas no nos diferenciamos mucho de los fanáticos musulmanes.

kgm dijo...

Todo el respeto a tus palabras, pero a ver si hay un poco más de tolerancia y respeto,en mi caso el niñ@ pidió salir, para que supiese que eso era algo más que vestirse y todo a lo que usted refiere me pasé un mes antes llevándol@ a misas y resto de actos que siendole franco (léase sincero), a mí personalmente me aburrían

Anónimo dijo...

La verdad es que no sé cómo empezar, son tantas cosas las que podría decir...

Como soy un ciudadano de Sevilla voy a empezar por esta. Me parece de muy poca clase que estés criticando a unos padres que sienten la Semana Santa de su ciudad como un sacramento y tú lo estás manifestando como que "ver a los niños en situaciones que rozan lo grotesco y que, supone un riesgo cierto para su desarrollo futuro" fuera una barbaridad.
Posiblemente si yo hablara en un blog del carácter agrio de la gente del norte tú podrías sentirte ofendido pero yo no lo voy a hacer porque aunque no lo creas, en el Sur tenemos bastante más clase.
Seguro que crees que si un padre tiene "irresponsabilidad al someter a las creencias propias a personas sin formar que no tienen juicio" seguro que también lo creerás sobre aquellos padres que hacen y visten a sus niños del Madrid o del Barcelona o del Betis o del Oviedo. ¡Qué barbaridad, un padre que viste a su hijo con los colores de su equipo!
Por supuesto que me satisface ver a los niños de mi tierra sintiendo a mi tierra y a sus creencias o ¿es que acaso en Asturias, los Asturianos no visten a sus niños con su cultura?
Permite que te diga que las "imágenes atroces que casi siempre reflejan sufrimiento, muerte, tortura, traición o tristeza infinita" son auténticas obras de arte no solo de esta ciudad sino de muchos sitios de España que recogen un sentimiento y una creencia de un pueblo al que tú deberías de respetar en lugar de criticar.
También deberías de saber lo que significa cada cosa porque lo que tú crees que son niñas de manolas son niñas vestidas de mantilla, habla con propiedad y la mantilla, por si no lo sabes es un traje de respeto.
También pones es duda en tu blog de que si "alguien es capaz de afirmar que se lo pasan bien detrás de un paso". ¡Qué sabrás tú de si estos niños se lo pasan bien o no! Vente a disfrutar en Sevilla de una Semana Santa y luego opinas y no des testimonios de lo que no sabes.
Por último yo si que "tengo la impresión de que al que" se le ha ido la olla" es a ti. Jamás se me ocurriría criticar una cultura, una religión, un sentimiento y publicarlo en internet, poner unas fotos de unos niños sin permiso de sus padres para aprovecharte de tu ideología...
¡Un poco de respeto por favor!