23 enero, 2015

Poca visión política

Lo peor de los partidos políticos en España es su comportamiento infantil y su incapacidad de conectar con la población y explicarle las cosas. Estos modos provocan en el electorado una total desorientación. No hay, a día de hoy, ningún partido en España que le hable claro a la gente.

El PP mantiene un diálogo de sordos respecto a Bárcenas. No sé si lo hacen aposta, lo de parecer tontos, me refiero, o es que realmente lo son, como hoy mismo aseveraba el propio ex tesorero al referirse a la falta de carga neuronal entre los dirigentes populares. Fuera de sus problemas con la caja B, el PP parece vivir en un mundo paralelo en el asunto del desempleo. Cualquier análisis no tendencioso de la situación de la actividad en España aprecia que lo único que se ha hecho es repartir un poco la miseria y permitir que aumenten una miaja las contrataciones a costa de una bajada salarial generalizada de los salarios medios y bajos. Increíblemente, aún así, habrá gente capaz de votarles.

La visión política del PSOE está bajo mínimos. Personalmente sigo sin entender por qué Sánchez se empeña en tirar con bala a Podemos, sabiendo que, de no ganar el PP por mayoría absoluta, no les va a quedar otra que hablar. Seguro que al PSOE le iría mucho mejor con una postura tancredista respecto a Podemos. El Secretario General tendría las manos libres para hablar en el futuro. Una buena oportunidad de estar callados perdida por el actual equipo de dirección política. Únase a esto la petaca que le están preparando al pobre Pedro Sánchez entre Zapatero, Bono y Susana Díez, y tenemos un partido ausente y cada día más alejado de sus potenciales votantes. Nunca podré entender por qué cada vez que alguien es elegido para algo gordo mediante primarias siempre termina por degollársele. Primero Borrell y ahora Sánchez. Lo curioso es que, insisto, Pedro Sánchez tiene mayor legitimidad que ningún otro máximo dirigente anterior. Pues no les vale. El PSOE es como la Falange aquella de José Antonio y de los fachas apandadores. La democracia es para exigírsela a los otros. Ellos siguen actuando como marca la tradición. Aún así, también habrá quien vote a este esperpento de partido.

A Podemos se le está empezando a ver el trasero. Bla, bla, bla y poco más. Falta respuesta cuando les meten en aprietos, como las facturas de Monedero. Esto causa desilusión entre los partidarios; genera dudas y quita fuerza. Entre tanto Iglesias continúa con las soflamas sobre el futuro de Europa, de Grecia, de España... También muy al estilo fascista: me recuerda a Mussolini inflamando a los camisas negras mediante discurso incendiario, pero sin contenido. Podemos iba bien, o muy bien, pero mucho me temo que, de no dar un rápido golpe de timón y centrar el discurso en lo concreto, en definitiva explicar con claridad su proyecto, va a desinflarse a la hora de la verdad. Es una lástima, dada la enorme ilusión que habían generado entre millones de personas. Estas personas esperaban ser tratadas como entes inteligentes, no como masa maleable. Allá usted, amigo Iglesias, pero como no reaccione veo que muchos permanecerán en la abstención ante la falta de concreción.

Mal panorama... A ver por donde respira la otra esperanza de cierto raciocinio, Ciudadanos. No sé yo si el ciudadano Rivera aguantará el tirón y será lo suficientemente serio y preciso. De IU y Up y D, me abstengo de opinar. Poco o nada ofrecen.

18 enero, 2015

Las fuerzas oscuras

El presidente Obama tiene planeada una revolución. En su discurso sobre el estado de la Unión, el próximo día 20, pedirá al Congreso que se suban los impuestos a los ricos y que se bajen a las clases medias. Obama no es tonto y se da cuenta de que, a pesar de que su país salió de la crisis, estará seriamente herido si no se entra en un periodo de redistribución de la riqueza que devuelva la autoestima a los que pagaron el pato de esta depresión económica.

Antes de este largo periodo de vacas flacas los ricos ya lo eran, y ahora que parece haber terminado, resulta que lo son más aún. Los números de Obama le dicen que la enorme acumulación de riqueza en manos de los poderosos se hizo a costa de la pérdida de poder adquisitivo de las clases medias y bajas, es decir, aumentando las desigualdades. Por ello se propone organizar una recaudación entre los que más tienen, vía subida de impuestos. Sin embargo, va a encontrarse con un serio problema, el de las fuerzas oscuras.

Las fuerzas oscuras en USA están principalmente en las filas republicanas, lo mismo que en Europa están sobre todo en la derecha. Los republicanos, con toda probabilidad, van a impedir que el Presidente ejecute estos planes. Los senadores, bien mandados ellos, servirán fielmente a sus amos sin duda ninguna, y votarán contra la propuesta. Las fuerzas oscuras piensan que siempre se puede apretar más la soga en el pescuezo de las capas más bajas, que como son muchos y pobres, no pasa nada por que todavía lo sean un poco más. La propuesta de Obama no saldrá, o lo hará suavizada. Su intención es recaudar 320.000 millones de dólares en 10 años, a la vez que bajaría las tasas a las rentas menores en 175.000 millones en este tiempo. Casi seguro que no lo consigue.

En Europa la cosa es igual, aunque sin discursos ni votaciones. Aquí se hace por «bundesdecreto». Los impuestos de los ricos no se tocan y la crisis la pagan las clases medias y bajas. Al banquete de las fuerzas oscuras invitan los pobres, que son muchos y tocan a poco. Obama parece haberse dado cuenta y pretende actuar, pero Europa no, Europa va a seguir con la estrangulación progresiva de países enteros, los del sur, en los que media Alemania rica tiene puesto el dinero en forma de títulos de deuda. En Europa no hay ni un solo plan de redistribución, ni vía impuestos ni por ninguna otra.

El caso de España es aún peor, aquí no solo se aumentaron los impuestos a las rentas más bajas sino que los salarios bajaron. La tasa de desigualdad es de las más altas del mundo y una nueva clase social, el «precariado», formada por personas que trabajan solo a veces, que están temporadas en el paro y que sobreviven con salarios muy bajos, surge y crece de manera exponencial. Este «precariado» cada día más numeroso, vive al día y su contribución a la seguridad social, debido a su situación laboral, casi en un limbo, es mínima, lo cual redundará en futuras pensiones exiguas.

Si la riqueza no se redistribuye de manera urgente. Si la socialdemocracia europea no resurge para venir al rescate, el futuro de toda una generación estará en manos casi de la beneficencia. Lo cual va a ser un problema también para las fuerzas oscuras, pues si el «precariado» crece y crece, nadie podrá consumir, con lo cual tendrán que ir canibalizando capas sociales cada vez más cercanas a la suya, hasta terminar, en el límite, comiéndose sus propias entrañas.

11 enero, 2015

Villa sigue teniendo el poder

El amigo Villa es un genio. Desde su casa, tranquilamente, mientras disfruta de un dinerito que le llovió de algún cielo oculto a los humanos comunes, consigue que, en lugar de ser llevado a los juzgados y denunciado por la apropiación inexplicable de bienes, se abra una comisión de investigación en el parlamento autonómico, lo cual es una garantía de que la verdad va a seguir oculta para el contribuyente. Ni más ni menos.

Para un ciudadano normal, este Villa, aparte de un penoso orador y un voceras, no es otra cosa que un traidor a los trabajadores a los que representaba y un tipo que se aprovechó de su posición para meterse una buena ración de pasta en el bolsillo. Lo de hablar demasiado, mal y a voces no es delito, pero lo de guardar en casa dinero de procedencia desconocida durante años es reprobable, denunciable, y posiblemente punible. Esa es la cuestión. Nada más. Bien simple: si este individuo cometió una irregularidad y tiene que ser juzgado por ello, que lo sea, y se acabó la historia. Pero que hablen los jueces. No es el momento de la política.

Mediante una comisión de investigación como la que se quiere montar, en la que se llamará a sentarse a declarar al parlamento a sesenta y siete (67) personas, lo único que se va a conseguir es que todo se líe, que cada parte de la comisión saque sus conclusiones, adaptadas a sus necesidades políticas del momento (en mayo hay elecciones) y que el amigo Villa salga impune. Una comisión de este tipo dará, eso sí, titulares y más titulares, pero no esclarecerá nada.

Haber expulsado a Villa del partido y haberle desposeído de todos los cargos no es suficiente. La cuestión es si cometió un delito. La ciudadanía está hambrienta justicia, no de información. Pretender contentarla con una comisión de este tipo es como calmar el apetito de un hambriento enseñándole una docena de corderos asados. La información, no calma el hambre de justicia, lo mismo que el hambre no se puede aplacar con la visión de comida.

Hay, sin embargo, algo que no puedo entender: que Villa pueda tener tanto poder como para conseguir esto. Que Villa siga indirectamente influyendo en la política para que se haga lo que a él más le conviene. Lo mismo que nunca llegaré a entender cómo un individuo de esta catadura pudo ser miembro de la ejecutiva del PSOE y manejar a su antojo la política asturiana, colocando y eliminando a gente a su conveniencia. Qué se lo pregunten si no al actual presidente regional, que indirectamente llegó a su cargo porque era un hombre de Villa.

Fernández Villa es el epítome que explica y resume la situación de la política española en todos sus nichos. La política española tiene un nivel por debajo del suelo; repleta de carroñeros y de listos que desconocen lo que significa servir al pueblo, repleta de individuos hechos a imagen y semejanza de sus creadores. Que Villa haya diseñado la política asturiana todos estos años nos tiene donde nos tiene, en el culo del país. No es un problema de que el PSOE lleve demasiado tiempo gobernando en Asturias, en el PSOE hay gente estupenda, es un problema de que al frente del mismo estaba gente fiel a un ídolo aberrante, a un «listillo» únicamente preocupado se su propio medrar, que mantenía agarrados por sus partes a sus elegidos, que no querían más que medrar a su sombra. Por eso nuestra realidad es como es.




05 enero, 2015

Sin rumbo..., en el lodo...

En el lodazal de la financiación irregular, fraudulenta, ilegal, o como quiera llamarse. Aquí están prácticamente todos los partidos, y los que no están, sospecho que es porque no fueron mirados con detenimiento. Lo dice un fiscal, el de la Fiscalía del Tribunal de Cuentas. Naturalmente, el jurista en cuestión no lo dice de esa manera: que los partidos están en el lodo, en la mierda, o en donde se quiera que suene a sucio y a viscoso, dice que hay irregularidades de carácter penal. No quiero pensar en las que son meramente administrativas.

Lo que llama de atención es que este fiscal, que no sé de donde salió, o porque no actuaba antes, habla del informe del tribunal en el ejercicio de 2012. Y lo que me pregunto es sin no es delito también que quien debe vigilar la contabilidad de las formaciones políticas sea tan vago y vaya con tanto retraso. Estamos en 2015. ¿Cómo se puede ser tan poco diligente? qué interés hay detrás de esta tardanza deliberada. Tal vez que los delitos prescriban. Es lo único plausible habida cuenta de quienes son los miembros de la cúpula de este inútil tribunal.

El Tribunal de Cuentas escandalizó a medio país, si es que alguien puede escandalizarse ya en España, por su nepotismo a la hora de asignar determinadas plazas. A saber: el presidente del tribunal tiene enchufados a una concuñada y a un sobrino; el presidente de la sección de fiscalización a su hermano, a su hermana, a su mujer y a una familiar de esta; el presidente del comité de empresa (UGT) tiene enganchados aquí a una hermana, un hermano, dos cuñados, un primo y un hijo; un expresidente del comité (UGT) enchufó a una exesposa, a su actual mujer a una hija del primer matrimonio, a una nuera, a una cuñada, a dos sobrinos y a un amigo. Y esto es solo lo más llamativo, hay decenas de personas encajadas aquí por arte de magia. Esta «institución» es una verdadera vergüenza, una basura completamente inservible. Pero quieren conservarla y ahora ponen una fiscalía para vigilarlo dependiente de la Fiscalía General. Qué pongan lo que quieran, pero huele a podrido.

Supongo que este informe le costará el puesto a este pobre fiscal. Se aprovechará el cambio en la Fiscalía General del Estado para poner en este puesto a alguien que no enrede, que viva bien y se calle, como todos los miembros directivos y la mayor parte de los funcionarios adscritos. Habrase visto..., perturbar la paz de los que viven de gorra. Y la de los partidos. Ahora resulta que tiene que saberse que en todos sus años de existencia este engendro de tribunal solo encontró hace poco un par de irregularidades menores en IU y en el Partido Aragonés Regionalista. Eso sí en el PP, con Bárcenas y toda la mafia, no vio nada, lo cual hace sospechar de su catadura general.

El fiscal este dice que, tras analizar el informe de 2012, parece como que algunos pasajes están destinados a justificar los incumplimientos contables. Pobres partidos, ahora hasta el Tribunal de Cuentas, que era de la «familia» va a tener que trabajar porque pusieron allí un fiscal para tocar las pelotas. En fin, habrá que cargárselo para seguir saqueando al contribuyente... ¿De verdad alguien puede ir a votar después de saberse esto? ¿De verdad alguien, por mucho miedo que le metan, va a poder votar a una lista de los que se mantienen y viven como mariscales a costa del contribuyente para después reírse en su cara?

29 diciembre, 2014

Fuego griego

La Unión Europea está expectante. Cabe la posibilidad de que hoy no haya acuerdo en el parlamento griego y se convoquen elecciones. Los «mercados» ya tienen temblores; manifiestan el miedo con descensos de sus índices. Pero por qué. Por qué un pequeño país que representa solo el 1,5% de la economía europea puede aterrorizar de ese modo al sector financiero europeo, y por extensión mundial.

Grecia es una economía pequeña, su PIB tiene un valor aproximado de un 20% del de España y de un 6% del de Alemania. Pero el PIB griego tiene desequilibrios: demasiado peso del sector servicios respecto al sector industrial. Grecia produce poco, y esto la llevó, y la lleva, a una difícil ecuación para sostener el estado de bienestar, o lo que les queda de él. Grecia debe el 170% de su PIB, o lo que es lo mismo: cada griego tiene una deuda acumulada de unos 30.000 €.

Cuando se miran los datos en frío, resulta sorprendente que hace unos 20 años, la deuda por habitante en Grecia era de 8.000 €. Qué puede haber pasado. Pues debe ser cosa de brujas, o de algún poder oscuro, porque algo parecido pasó en España: nuestra deuda por habitante pasó de ser de unos 7.000 € en 1995 a los 20.000 € de hoy... Sí, sí, usted que lee este blog. Qué sepa que debe veinte mil eurazos. A que no tenía ni idea. Y, no solo somos los de la cola, no... En la parte de arriba de la tabla es parecido: cada alemán debía hace 20 años 12.500 € y ahora debe 25.000; cada francés debía 10.000 y debe 30.000. Vamos, que, por alguna razón desconocida, toda Europa empezó hace 20 años una orgía de pedir prestado para gastar en no se sabe qué que nos trajo hasta el desastre actual.

Si miramos todo esto con el microscopio de la lógica, el griego multiplicó por 4 su deuda, el español y el francés por 3 y el alemán por 2. Pero, claro, el alemán puede asumirlo, y pagará, porque tiene una economía con un fuerte sector productivo e industrial; el francés, casi como el alemán, aunque con más problemas; el español, por contra, tendrá serias dificultades porque no tiene una economía productiva como la alemana, más cuando en los últimos años se despreció la industria en favor de la construcción; y el griego..., el griego, directamente no podrá pagar. Grecia no pagará porque lo que gasta para mantenerse viva es más que los bienes y servicios que es capaz de producir. Y esto mismo pasa en España, menos, pero pasa.

A la Troika, y compañía, le aterroriza que haya un riesgo respecto al pago de la deuda porque de este modo se les acabaría el beneficio de la parte de los intereses. Lo que deben Grecia genera pingues intereses a los prestamistas. Y si Grecia declara ilegítima una parte de su deuda, alguien dejaría de percibir beneficios por rascarse la barriga (léase bancos y especuladores que obtenían dinero a bajo interés para meterlo en deuda de países en dificultades). Por eso tiemblan los mercados. Porque si en Grecia gana las elecciones algún partido «radical» puede declarar como ilegítima una parte de la deuda, además con toda la razón. Y esto, claro, causa terror..., el mismo terror que causaba el fuego griego en las guerras en la antigüedad.

Los intentos de Bruselas para que se reduzca el gasto en Grecia son vanos. Aún estos días se pedía que se bajasen las pensiones y que se subiese el IVA. Una gilipollez teniendo en cuenta que eso generaría una reducción inmediata del consumo y, lógicamente de la recaudación. Así que los cerebros económicos del Eurogrupo van a tener que pensar en otra cosa, y si no lo hacen, los griegos, sencillamente no pagarán porque no tienen con qué. Grecia es un epítome de cómo la política equivocada puede llevar a un pueblo a una situación de desesperación.

Y lo peor es que una decisión griega en estos términos podría tener el mismo efecto que el fuego griego, que ardía con más fuerza cuando se intentaba apagar con agua, ardía incluso debajo del agua. El fuego griego hundió flotas enteras. Y si se produce un efecto contagio y se empieza a declarar ilegítima la deuda emitida en términos de usura, la flota de los prestamistas puede quedar hundida, quemada, barrida, cuando España, Portugal, Italia, etc., decidan hacer lo mismo para reajustar y sanear sus economías. El mundo entonces se moverá de otro modo, porque ya nadie querrá prestar dinero al dejar de ser un negocio fácil y lucrativo.

Vaya con el fuego griego...

27 diciembre, 2014

La España paralela de Rajoy

Uno no puede dejar de asombrarse al ver cuál es la percepción de la realidad del gobierno. Rajoy hizo una presentación de la misma y, por mucho que lo intenté, no pude reconocer en ella al país en el que vivo. Por eso, llego a la conclusión de que van a tener razón los que están predican que existen universos paralelos. Bueno, universos completos, no sé, pero Españas, sí, porque Rajoy las ve. Y no es de broma. Basta con escuchar con un poco de atención su rueda de prensa de ayer, 26 de diciembre de 2014. Personalmente me sentí como un estúpido, porque yo no veo lo que él ve. Claro que Rajoy es presidente de un gobierno y yo un simple ciudadano, eso sí: bastante cabreado.

Lo que nos vino a decir esta suerte de oráculo es que España es un país altamente competitivo, con una gran capacidad exportadora, con baja inflación, o nula, que favorece nuestra competitividad, y en el que las pensiones y salarios, al no subir los precios, ganan poder adquisitivo. También nos dice que en tres años los españoles, sí, sí, con un par, los españoles, consiguieron dar la vuelta a la situación: un país en el que antes se tenía desconfianza, ahora se tiene seguridad; donde antes se destruía empleo, ahora se crea de manera sistemática y continuada; donde antes la economía se contraía, ahora crece... En resumen, España crece más que nuestros socios europeos y es el país que más empleo crea en Europa. ¿Qué...! ¿Alguien se atreve a negar que existe una España paralela, aunque algunos incapaces no alcancemos a verla?

Quién, me pregunto, le puede aportar a Rajoy tal cantidad de datos positivos. Y, cómo, un político, que no sea un desalmado, puede tratar de engañar con ellos a todo un país. El mensaje insano que intenta trasladar, además de hacerse propaganda para seguir en el poder, es que solo él u otra alternativa parecida, puede hacer algo bueno por España. Tengo que decir que fue cerca de una hora de alucinación completa. No me podía creer como alguien que dirige un país puede cometer la inmoralidad de llevar a cabo esa especie de intento de «sofronización» de un electorado al completo.

El desprecio por cualquier alternativa a su modo de hacer está presente a lo largo de toda la intervención. Esto es algo que a Rajoy le va a costar caro. Y vuelvo a Ortega: En épocas críticas puede una generación condenarse a histórica esterilidad por no haber tenido el valor de licenciar las palabras recibidas, los credos agónicos, y hacer en su lugar la enérgica afirmación de sus propios, nuevos sentimientos. Como cada individuo, cada generación, si quiere ser útil a la humanidad, ha de comenzar por ser fiel a sí misma.

Rajoy debería tener cuidado. Muchos pertenecemos a una generación que puso los pilares de lo que hoy debería ser España: un país bastante democrático y con bastante estado de bienestar. Estábamos hartos de algo y lo eliminamos, o casi... Ahora viene otra generación que está también harta de este modo tramposo e inmoral de hacer política. Atención al pensamiento de Ortega. De un modo u otro, Rajoy será desalojado por su arrogancia, y sobre todo por su capacidad de ver, como los locos, mundos, Españas, paralelas.

25 diciembre, 2014

El discurso del rey... Felipe

Sí. Se puede decir que tocó todos los asuntos importantes que preocupan a los ciudadanos. Bien. Y qué. De qué sirve que el rey haga un buen discurso, como no sea para que la gente se sienta reconfortada al saber que hay alguien que parece entenderla. De qué sirve el reconocimiento de los problemas sin aportar ninguna solución... Claro, el rey no puede: reina pero no gobierna. Entonces, para qué cada nochebuena nos da un cuarto de hora de perorata si, diga lo que diga, nada va a cambiar. Casi podría ahorrárselo si es por el pueblo, porque en realidad lo que dice sirve para poco, o para nada, que no sea para llenar unos cuantos titulares con opiniones de los dirigentes políticos de guardia... En fin... Humo.

Lo único sincero del discurso fue, tal vez, la felicitación de las fiestas en todos los idiomas oficiales. Lo demás fue vago y difuso: corrupción, sobre todo, y crisis económica; un poco de Cataluña, con mensaje conciliador; otro poco de motivación para que no se pierda la autoestima de país, recordándonos el reconocimiento internacional de España como nación seria y fiable; también hubo algo, cómo no, del proyecto europeo; y de la recuperación de las magnitudes macroeconómicas (orden directa de Rajoy, supongo). Todo muy profesional y muy bien comunicado, eso sí. Este rey es sin duda un tipo preparado. Ya podían la mayor parte de los dirigentes políticos estar la mitad de preparados que él. Pero, aparte de esto, nada

Está bien que el rey comprenda al pueblo. Pero, ¿dice Felipe lo que le da la real gana, o el texto pasa previamente por la garlopa del Gobierno? Si es así, vaya porquería de país que no respeta ni la libertad de expresión del jefe del estado. La real alocución es en realidad poca cosa más que algo de propaganda de los logros del gobierno y un poco de comprensión paternal para el vulgo: «españoles, ya sé que pasáis hambre, pero para que os sea más llevadero, que sepáis que yo os comprendo». Ya imagino a quienes lo pasan mal de verdad satisfechos: «qué bien, el Rey es nuestro amigo, el Rey nos comprende, ¿ves?, dice que hay que acabar con la corrupción y con el paro... qué bueno es nuestro rey». ¿Pero es que piensan el gobierno y el rey que somos imbéciles y que se nos puede hablar como a adolescentes? Porque realmente eso es lo que parece.

Y una última cosa. Por que el Rey nos trata de tú. El que suscribe tiene claro que si un día tuviese ocasión de conocerlo haría, con toda seguridad dos cosas. Una, tratarlo de usted, como a cualquier persona adulta que acaban de presentarle, la otra darle la mano para saludarlo educadamente, pero eso sí, sin esa ridícula inclinación de cabeza que hacen los que se acercan a él. Los reyes son residuos de la tradición, todos, y estoy dispuesto a respetarlos como tal. Pero los reyes ya no tienen súbditos y deben dirigirse a los ciudadanos con el debido respeto. No es de recibo que el Rey nos trate de tú, ni que espere que se baje la cerviz ante él. Y si no se lo dijo ninguno de sus asesores pelotas, se lo digo yo, y gratis.